un mártir por la casta, Pablo Iglesias, ilusos

La clase política española se ha propuesto destruir a Pablo Iglesias y a Podemos. Por la izquierda y por la derecha. Condenas, todo tipo de acusaciones, incluso de terrorismo. Los dos principales partidos políticos nacionales, acostumbrados a no hacer otra cosa que dar mítines, pegar carteles, tener periodistas que hablan por boca de ellos sobre sus programas electorales (que no ideología) y disfrutar del apoyo de los medios de comunicación (tanto por sus lineas editoriales, como por la manipulación de las noticias); creen que han diseñado una estrategia inteligente para borrar del mapa a Pablo Iglesias y a Podemos. Ilusos, lo que están haciendo es engrandecerlo cada día más. El día que Pablo Iglesias demanda a Aguirre y Eduardo Inda (EL Mundo), por acusarle de apoyar a ETA, consigue en unas horas, más de diecisiete mil euros a través de una campaña por Internet de crowdfunding. 
No estoy ni a favor, ni en contra de Pablo Iglesias, me mantengo a la expectativa. Pero hay tres cosas de todo esto que me están llamando la atención. Todas muy obvias… Primero, la falta de talante, formación, preparación, adaptación a las nuevas tecnologías, y visión de la llamada “Casta” en España. La segunda, comprobar como la clase política hace visible considerar que el poder es suyo, de su propiedad, y está dispuesta a todo por no permitir que nadie se lo arrebate. La tercera es que no darse cuenta del grave error en la estrategia de derribo a Pablo Iglesias, ¿no será mejor ignorarlo? Con la desafeccion entre el pueblo y los políticos que tenemos en España en este momento, es normal que alguien que llega con un mensaje distinto (valido o no), llame la atención. La Casta, más que ignorarlo, hace lo contrario… ¡Ilusos!
Hace un par de semanas, en un programa de una cadena de televisión, los periodistas políticos, acorralaban a Pablo Iglesias con sus interminables juicios. Un reality ideológico. Tremendo. Yo no había visto nada igual en mi vida. Iglesias, con la cara desencajada, se defendía. Podía con ellos. Seguramente se fueron todos ellos a casa satisfechos -incluido Pablo Iglesias-. Todos se despacharon a gusto, creo que él también. Yo vuelvo a repetir:
– Ilusos. Mejor ignorarlo. 
No se dieron cuenta que ese día hicieron de Pablo Iglesias un mártir político. “Un mártir por La Casta”.
Posiblemente, Pablo Iglesias sea el político español mejor formado en política y comunicación. Es Profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid. Licenciado en Derecho (promoción de 2001) y en Ciencias Políticas (con premio extraordinario, en 2004). Obtiene un primer doctorado en 2008. Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III (2010). Master of Arts in Communication (2011) por el European Graduate School (Suiza), donde realizó cursos de filosofía de los medios de comunicación y estudió teoría política, cine y psicoanálisis. En fin, un señor formado para saber que, como, cuando, y donde decir; y a quien, con quien, y de quien decirlo. 
Es el político líder en redes sociales, casi 190.000 seguidores en Facebook, Bloguero, y en Twitter, todo un símbolo con casi 500.000 seguidores. Hay que tener en cuenta que en el mes de mayo, durante las elecciones europeas, sus seguidores en Twitter era 350.000. En dos meses 150.000 seguidores más, ¿los habrá conseguido gracias a las campañas en la que La Casta cree que lo está destruyendo? El canal de Podemos en Youtube, tiene vídeos que superan las 260.000 visualizaciones. Los números de Pablo Iglesias y Podemos en Redes Sociales, son un éxito rotundo. 
¿Hace falta que dé más cifras? Creo que no. Los registros de Pablo Iglesias son otros, crowdfunding, redes sociales, estrategia de cominucación off y online. Es muy hábil y maneja bien todos sus canales. 
¿Estamos ante la creación de un monstruo como hizo el doctor Frankenstein? No es justo que haga el símil entre un monstruo y Pablo Iglesias, de ninguna manera. Eso sí, como metáfora puede ser válido. Ahí lo dejo… 
Anuncios

elecciones europeas y #socialmedia

Si por algo ha destacado los resultados de las últimas elecciones al parlamento europeo en España, son los obtenidos por el partido liderado por Pablo Iglesias, Podemos. Este partido, en su primera participación en unas elecciones y después de sólo cuatro meses de vida, consigue 1.245.948 votos, 5 eurodiputados, y se convierte en la cuarta fuerza política nacional. No voy a hacer un análisis político, no me dedico a ello. Aunque me hago varias preguntas. ¿Cómo un partido ha podido llegar hasta ahí? ¿Ha sido por Pablo Iglesias? ¿El ideario del partido? ¿EL programa electoral? ¿Las apariciones de Pablo Iglesias en La Sexta y el apoyo de esta cadena al candidato?
Todo influye, pero hay algo que en lo que Podemos ha innovado, la manera de comunicarse y su participación en Redes Sociales, principalmente en Twitter. Esto vale o tanto o más que lo que se comunica.
En el site http://podemos.info/, hay un enlace sobre las elecciones europeas, lo explican de una manera clara, simple, con un vídeo en su canal de YouTube. Mientras los canales de YouTube de otros partidos políticos, publican vídeos de sus actos electorales, en el de “Podemos” nos encontramos información de su programa, sus objetivos (lo que les diferencia). 
Me ha sorprendido el subdominio crowdfunding.podemos.info. No por la transparencia con la que explican su presupuesto para la campaña, sino por el hecho de hacerlo. Son diferentes en lo que hacen, e innovadores en como lo hacen. Generalmente, las páginas de los partidos políticos son una simple plataforma informativa de los actos electorales de los candidatos a las elecciones (lo mismo que vemos en los medios de comunicación Offline). No generan contenido, sino un bucle, no aportan nada nuevo. Hay extravagancias tan sorprendentes como la página de Izquierda Unida, en la que gran parte de la información que se publica, son los Tweets de su líder Cayo Lara. ¿Para qué quieren en Twitter? ¿Para poder virar contenido a su web? ¿No tienen nada más que contar?

Pablo Iglesias es muy activo en Twitter desde hace tiempo. Twitter es la Red Social que más protagonismo ha tenido en estas Elecciones Europeas. Elena Valenciano abrió cuenta en diciembre de 2013 (ella tuvo perfil anteriormente, pero lo canceló debido a problemas de acoso a su familia en marzo de 2013). Francisco Sosa Wagner de UPyD, abrió cuenta diez días antes. Arias Cañete, unas semanas previas al comienzo de la campaña. La actividad de la misma y como la han trabajado los diferentes líderes, viene dada por la cantidad de followers que han tenido cada uno de ellos en los últimos siete días de la campaña electoral. Pablo Iglesias, es el líder absoluto con 153.000 seguidores. Le siguen Elpidio José Silva con más de 80.000, Ramón Tremosa con 37.000, Vidal Quadras con 23.000 y Elena Valenciano con 15.500. Iglesias destaca sobremanera entre todos. Destacar que los candidatos en Cataluña, son mucho más activos que en el resto de España, los planteamientos soberanistas de los partidos, son muy seguidos en Redes Sociales.
Las nuevas formas de marketing político a través de Internet, pueden suplir la creciente distancia entre los ciudadanos y los políticos. La Social Media ofrece nuevas formas de interrelación de los partidos con los votantes. Pablo Iglesias no sé si ha sido consciente de ello, pero a la vista de los resultados obtenidos, le ha sacado ventaja al resto.
No sólo por tener seguidores se es un líder en redes sociales, pero sí ayuda a la capacidad de poder llegar con una publicación a un mayor número de personas. A esto hay que añadir el “share of voice”, o lo que es lo mismo, en cuantas redes se participa; y el “eco”, como se influencia a los followers a través de una publicación. 

Una vez más destaco la propuesta de valor que es importante que difundamos cada uno de nosotros en la Red. Compartir, pero diferenciarse. Todos tenemos algo que aportar, nuevo, fresco y diferenciador.

“Trabaja las redes sociales con una propuesta de valor, un buen contenido en fondo y forma. Gana volumen, no sólo en seguidores, sino hazte visible en varias Redes sociales. Y no hay que olvidar que la cantidad no lo es todo, sino también la calidad. La diferencia es lo que multiplicará tu participación en la Social Media y en consecuencia, en difundir un mensaje”.
Fuentes

http://www.valenciaplaza.com/

de Florence Foster Jenkins a Danny Bowman

Florence Foster Jenkins contestó una vez a una crítica de una de sus actuaciones, diciendo: 
-“La gente puede decir que no sé cantar, pero nadie podrá decir nunca que no canté”.
Dejó claro que ella hacía lo que le daba la gana y que su pasión era la música, por encima de cualquier cosa. Cierto es que se lo podía permitir. Florence tenía dinero, la herencia de sus padres, quienes en vida no la apoyaron en su carrera, le permitió dedicarse a lo que realmente le fascinaba, cantar. A Florence no sólo le faltaba voz, eso casi era lo de menos. Lo peor era su poco oído y el sentido del ritmo, que obligaba a sus acompañantes al piano a seguirla como podían a lo largo de la actuación, en búsqueda de acordes que dieran sentido a todo aquello. Pero a ella no le importaba, hacía lo que le apasionaba, cantar, a ello dedicó su vida. No se le puede reprochar que no recibiera innumerables clases de música, se preocupó por formarse y ser la mejor (ella al menos, así se sentía). Se creía una buena intérprete. Justo un mes antes de morir, después de treinta y dos años de carrera musical, y con setenta y seis años, da un recital en el Carnegie Hall. Para este concierto se agotan las entradas dos semanas antes del evento. Florence tenía innumerables seguidores, quienes la adoraban por la diversión que proveía en lugar de por su habilidad musical. Las críticas despiadadas de los profesionales servían para picar la curiosidad del público, seguramente necesitado de un número cómico más que musical. Es indudable que actualmente se le recuerda, y yo, por ejemplo, estoy hablando de ella. En la red hay muchísimas referencias a su biografía, a pesar de que falleció hace casi setenta años. 
En realidad mi objetivo no es hablar de Florence Foster Jenkins, sólo la he utilizado como pretexto para hablar de Redes Sociales. ¿Tendría ella canal en Youtube si viviera en nuestra época actual? ¿Sería una heavy user en Instagram? ¿En Flipboard? ¿Facebook? Y por supuesto, ¿Twitter? Estoy absolutamente seguro que ella sería muy activa in The Social Media World, sin ninguna duda. Y no sólo eso, dada su personalidad y por el tipo de carrera que tenía, sería tendencia y de los perfiles más visitados en la red en sus diferentes perfiles, seguro. 
La Social Media, ofrece la oportunidad de mostrarse y darse a conocer al mundo. Esto va mucho más allá de lo que nos creemos. Virar contenido, o lo que es lo mismo, compartir, recomendar, y difundir material por parte de cada uno de nosotros, hace que el “boca a boca NET”, sea el vehículo para conseguir ser visible al mundo. Esta es la grandeza, y al mismo tiempo, la miseria de Internet y de las Redes Sociales. La grandeza por lo democrático y accesible, y la miseria porque hacerte visible no puede ser a cualquier precio. Hace una semanas, un chico de diecinueve años, Danny Bowman intentó suicidarse debido a su obsesión por su imagen. Pasaba hasta diez horas diarias haciéndose selfies y observando su aspecto. Esta obsesión la tenía desde los quince años, obsesionado por su aspecto y gustar a las chicas. Se hacía más de doscientas fotos al día. Estuvo seis meses sin salir de casa y cuando no pudo hacerse la fotografía perfecta, intentó suicidarse con una sobredosis de medicamentos. Le diagnosticaron trastorno dismórfico corporal. Esta patología, se caracteriza por la obsesión de tener algún defecto físico, real o imaginario. Danny, finalmente fue ingresado en un hospital, en donde hubo que empezar por tratar su dependencia al teléfono móvil y a las redes sociales. En unas declaraciones al Daily Mirror, Danny reconoce:
– “Estaba constantemente en busca del selfie perfecto y cuando me di cuenta que no podía me quise morir”.

Un selfie es un autorretrato realizado con una cámara fotográfica, principalmente digital, de teléfono móvil, cuyo principal objetivo es compartirlo en Redes Sociales. Casi todos nosotros nos hemos hecho alguno, delante o no de un espejo, justificado o no, por necesidad racional, o simplemente porque nos apetecía colgar una foto en Instagram o Facebook. Como dije antes, Internet, las redes sociales y la dimensión que están cobrando actualmente, tienen luces y sombras. La luz por tener la posibilidad de acceder a un sin fin de contenidos, y las sombras por posibilitar hacer visible lo peor de cada uno. Actualmente se habla de una nueva patología, la nomofobia (miedo irracional provocado por no tener el móvil en las manos), según CEETA (Centro de Estudios de Trastornos de Ansiedad), el 53% de los españoles padecen algún tipo de nomofobia. Más de la mitad de los españoles, da miedo leerlo. La dependencia a los terminales móviles tienen que ver mucho más con nuestras necesidades emocionales, que con el estilo de vida. EL estilo de vida, se manifiesta a través de ello y de la coyuntura social y económica. Somos nanofóficos porque adolecemos de muchas más cosas de lo que nos creemos, y como no, necesitamos válvulas de escape. A ello, hay que añadir que estamos atrapados por la inmediatez, todo lo queremos “AHORA”. Hace veinte años, una cita se acordaba con una semana de antelación, generalmente por una cita anterior o llamada telefónica. Ahora, cerramos una cita el mismo día, y cuando todavía no hemos llegado, nos llega un Whatssapp preguntándonos por donde estamos o si hemos o no aparcado. Lo que realmente es una herramienta de ayuda, se convierte en nuestra propia trampa, no somos capaces de la espera, de la espera paciente, de la espera consciente. ¿Esta obsesión por la inmediatez destapa la falta de confianza que tenemos muchos de nosotros? Tenemos la necesidad de reafirmarnos continuamente, y las nuevas tecnologías nos facilitan este refuerzo, aunque lo acercan a la obsesión. 
Einstein dijo una vez, “el problema del hombre no está en la bomba atómica, sino en su corazón”. Si relaciono tecnología, el uso que la humanidad ha hecho de ellas, y las emociones, llego al tópico, la conclusión que cada uno de nosotros ha expresado alguna vez en su vida. El problema siempre está en el uso que se hace de… 
Sería interesante si cada uno de nosotros se mirara al interior e identificara cual es la verdadera propuesta de valor que puede ofrecer al mundo. NUESTRA PROPUESTA DE VALOR PERSONAL, lo que nos hace únicos, diferentes, y no les quepa ninguna duda, lo somos, y podemos expresarlo al mundo. Casi todos nosotros tenemos pasión por algo, nos aficionamos a diferentes actividades, nos cultivamos en materias, y tenemos talentos escondidos que nos distingue de lo que nos rodea. Es una pena, pero pocos perfiles de redes sociales me encuentro en los que detecte a usuarios dispuestos a mostrar lo que cada uno sabe más que muchos y los temas por los que siente verdadera pasión. Si esto fuera así, trabajaríamos más que por tener muchos o pocos selfies, o geolocalizaciones; en mostrar al mundo que es lo que nos apasiona, cual es la materia de la que somos expertos y sabemos como pocos, nuestra propuesta de VALOR PERSONAL. La Social Media sería más enriquecedora, humana, y posiblemente menos patológica de lo que estamos viviendo ahora. Sería interesante cambiar “inmediatez” por “disfrutar el momento”, y “mostrar” por “compartir”. Al hablar de “compartir” me refiero al sentido de repartir, dar, enseñar lo mejor de nosotros. Tenemos contenido con el que podemos sorprender, mucho más de lo que nos imaginamos. Indaguemos en lo que nos apasiona y ahí está lo más interesante de cada uno de todos nosotros. 
Como conclusión, un consejo:
– “Lo mejor para el uso de las nuevas tecnologías y las redes sociales, es disfrutar el momento (mejor vivirlo que compartirlo en la red). Olvidarnos de que “todo es para ya”, todo tiene su tiempo. Ser consciente de que tenemos cada uno de nosotros una gran propuesta de valor, representando lo mejor que podemos mostrar de nosotros en la red”.