¿libertad de expresión?

http://www.elcajondesastre.com/reyes-del-amor-vilipendiada-en-madrid-por-su-sexo/

Todavía no somos conscientes del verdadero valor de que tienen las redes sociales en la realidad actual, y muy pocos quieren hacerse eco de ello. En estos días, un perfil de cierta notoriedad en el entorno del Festival de Eurovisión en España, con mucha visibilidad en Facebook y en TVE, publica en su muro un post es el que comenta una agresión que ha sufrido en un local gay de Madrid. El tono y vocabulario utilizado, ha provocado un aluvión tanto de críticas, como apoyos de todo tipo. La agresión en sí, que en realidad es lo más importante, ha pasado a un segundo plano, mezclándose otros temas en las discusiones. Homofobia, independentismo, machismo, libertad de expresión, salen a la luz creando una confusión absurda como si un cubo de Rubik se tratara.  
Como pueden ver en este segundo enlace, los participantes de un experimento realizado en Bélgica, quedan asombrados creyendo que el adivino conoce detalles importantes de su vida, cuando en realidad lo único que ha hecho ha sido seguir sus perfiles en una red social.
Conclusión, si expresamos juicios y valoraciones, estamos expuestos a que nos juzguen y valoren. Si opinamos, opinarán sobre nosotros. Cuidado con la privacidad, es importante saber quien nos sigue, a quien seguimos, y la configuración del acceso a todo ello. Y si se quiere expresar una posición personal, mejor no ser quien crea el debate, sino ser partícipe de uno que ya exista. Hay muchos foros de discusión en los que nos podemos manifestar de manera individual, sin tener que un protagonizar ninguna cruzada sin sentido. Aunque si el EGO nos traiciona, con no seguir los consejos de esta conclusión, ya sabemos como ganar visibilidad, a un precio elevadísimo, claro. 

¿objetivo? ¿subjetivo?

Por fin, después de mucho tiempo planteándome hacerlo, he dado el paso, ya tengo mi blog. Quiero que sea un escaparate de reflexiones. Una manera de demostrar que las cosas no son como son. Vemos la vida pasar a través de la televisión, periódicos, libros, la radio, y ahora a través del Social Media. ¿Como es la vida que pasea delante de nosotros? ¿Cómo es? ¿Es cierta? ¿Es un espejo? ¿Un reflejo? ¿Es una refracción a través de un cristal? Es todo muy complicado. Desde la psicología, cada uno de nosotros es capaz de cambiar el pasado y recordarlo diferente a como fue. Los traumas, las vivencias, las creencias, los sentimientos, los pensamientos, y el propio devenir de cada uno de nosotros nos hace recordar un acontecimiento de nuestra vida, de una manera u otra. Por eso, es importante, no quedarse con la primera impresión, indaguemos. Sólo con cuestionarse si es verdadero lo que tenemos delante, ya es un gran paso. Nos ayudará a la búsqueda de la verdad, de la objetividad. Sin rencor. Sin juzgar, ni prejuzgar. Sólo la descripción de lo que se presente. A partir de ahí, que sean nuestros sentimientos, pensamientos, valores, ética, y moral… Que sean ellos los que nos posicionen a un lado o al otro de los acontecimientos, pero después de intentar verlo desde cualquier óptica. La subjetividad es humana. Humana y necesaria. Sin ella, no habría grandes pensadores, no hubiera existido ninguna revolución, y aunque parezca contradictorio, no habría pensamiento colectivo, ni ideología. Sin la subjetividad, no existiría el arte, no recibiríamos amor, nunca hubiéramos probado esa sabrosa receta que nos ha hecho nuestra madre en innumerables ocasiones. Lo subjetivo parte de dentro, de cada uno de nosotros, pero más valor tendrá, en la medida que antes de dejarlo nacer, nos cuestionemos como es verdaderamente lo que tenemos delante.