elecciones europeas y #socialmedia

Si por algo ha destacado los resultados de las últimas elecciones al parlamento europeo en España, son los obtenidos por el partido liderado por Pablo Iglesias, Podemos. Este partido, en su primera participación en unas elecciones y después de sólo cuatro meses de vida, consigue 1.245.948 votos, 5 eurodiputados, y se convierte en la cuarta fuerza política nacional. No voy a hacer un análisis político, no me dedico a ello. Aunque me hago varias preguntas. ¿Cómo un partido ha podido llegar hasta ahí? ¿Ha sido por Pablo Iglesias? ¿El ideario del partido? ¿EL programa electoral? ¿Las apariciones de Pablo Iglesias en La Sexta y el apoyo de esta cadena al candidato?
Todo influye, pero hay algo que en lo que Podemos ha innovado, la manera de comunicarse y su participación en Redes Sociales, principalmente en Twitter. Esto vale o tanto o más que lo que se comunica.
En el site http://podemos.info/, hay un enlace sobre las elecciones europeas, lo explican de una manera clara, simple, con un vídeo en su canal de YouTube. Mientras los canales de YouTube de otros partidos políticos, publican vídeos de sus actos electorales, en el de “Podemos” nos encontramos información de su programa, sus objetivos (lo que les diferencia). 
Me ha sorprendido el subdominio crowdfunding.podemos.info. No por la transparencia con la que explican su presupuesto para la campaña, sino por el hecho de hacerlo. Son diferentes en lo que hacen, e innovadores en como lo hacen. Generalmente, las páginas de los partidos políticos son una simple plataforma informativa de los actos electorales de los candidatos a las elecciones (lo mismo que vemos en los medios de comunicación Offline). No generan contenido, sino un bucle, no aportan nada nuevo. Hay extravagancias tan sorprendentes como la página de Izquierda Unida, en la que gran parte de la información que se publica, son los Tweets de su líder Cayo Lara. ¿Para qué quieren en Twitter? ¿Para poder virar contenido a su web? ¿No tienen nada más que contar?

Pablo Iglesias es muy activo en Twitter desde hace tiempo. Twitter es la Red Social que más protagonismo ha tenido en estas Elecciones Europeas. Elena Valenciano abrió cuenta en diciembre de 2013 (ella tuvo perfil anteriormente, pero lo canceló debido a problemas de acoso a su familia en marzo de 2013). Francisco Sosa Wagner de UPyD, abrió cuenta diez días antes. Arias Cañete, unas semanas previas al comienzo de la campaña. La actividad de la misma y como la han trabajado los diferentes líderes, viene dada por la cantidad de followers que han tenido cada uno de ellos en los últimos siete días de la campaña electoral. Pablo Iglesias, es el líder absoluto con 153.000 seguidores. Le siguen Elpidio José Silva con más de 80.000, Ramón Tremosa con 37.000, Vidal Quadras con 23.000 y Elena Valenciano con 15.500. Iglesias destaca sobremanera entre todos. Destacar que los candidatos en Cataluña, son mucho más activos que en el resto de España, los planteamientos soberanistas de los partidos, son muy seguidos en Redes Sociales.
Las nuevas formas de marketing político a través de Internet, pueden suplir la creciente distancia entre los ciudadanos y los políticos. La Social Media ofrece nuevas formas de interrelación de los partidos con los votantes. Pablo Iglesias no sé si ha sido consciente de ello, pero a la vista de los resultados obtenidos, le ha sacado ventaja al resto.
No sólo por tener seguidores se es un líder en redes sociales, pero sí ayuda a la capacidad de poder llegar con una publicación a un mayor número de personas. A esto hay que añadir el “share of voice”, o lo que es lo mismo, en cuantas redes se participa; y el “eco”, como se influencia a los followers a través de una publicación. 

Una vez más destaco la propuesta de valor que es importante que difundamos cada uno de nosotros en la Red. Compartir, pero diferenciarse. Todos tenemos algo que aportar, nuevo, fresco y diferenciador.

“Trabaja las redes sociales con una propuesta de valor, un buen contenido en fondo y forma. Gana volumen, no sólo en seguidores, sino hazte visible en varias Redes sociales. Y no hay que olvidar que la cantidad no lo es todo, sino también la calidad. La diferencia es lo que multiplicará tu participación en la Social Media y en consecuencia, en difundir un mensaje”.
Fuentes

http://www.valenciaplaza.com/

marketing 3.0 y #acciónsocial

Una de las claves del marketing 3.0 está en la dimensión social de las empresas (ayudas a la comunidad).
Las empresas deben mostrar su preocupación por el mundo. ¿Se puede actuar como buen ciudadano y ser redituable? Según Kotler las compañías que se preocupan por su comunidad y país, superan a firmas similares que no le dan importancia a estos temas.
Personalmente me pregunto, si no resulta paradójico que una empresa haga servicios a la comunidad como un tema de “conciencia” o de “compromiso”, o porque realmente esto reporta más beneficios a la marca y/o compañía.
¿O miramos para otro lado y aprovechamos la situación? Esto es lo que nos recomendaría Niccolò di Bernardo dei Machiavelli (Maquiavelo).
En la imagen la carta de un restaurante de Madrid, en la que comunica sus acciones de servicios a la comunidad en colaboración con varias ONG’s.

industria discográfica y #nuevastecnologías

Si hay un negocio que parece no consolidar su adaptación a las nuevas tecnologías, ese es el mercado discográfico. Hace ya 32 años, el Grupo ABBA lanza su disco “The Visitors”. Fue en 1.982 y ademas de vinilo, fue editado en formato CD. En su momento, cuando llegó a nuestras vidas, el CD prometia ser la gran apuesta tecnológica, pero con el paso de los años ha quedado en poco más que nada (un standard). La informatica, los nuevos formatos digitales, los programas para compartir archivos desde hace unos años, y actualmente las nubes, siguen provocando el pánico de las casas de discos, obsesionadas mas por la propiedad intelectual que por la innovación en el marketing. Actualmente los heavy user musicales se pasan al vinilo considerando que es el mejor soporte musical hasta el momento. Esta poca vision de las casas de discos y su actitud de vivir de espaldas a las tendencias en tecnología, los nuevos hábitos de los consumidores  e internet, les lleva incluso a bloquear vídeos de actuaciones grabadas por usuarios anónimos y subidas en portales como youtube, vimeo o cualquier otro site en el que cada uno de nosotros puede colgar una actuación a la que haya asistido como público. ¡Noooooooooooo! ¡Error! No hay que negarse a la difusión. Una pena cerrarse a la clave del Marketing 2.0 (cualquier usuario puede difundir contenido, y de ello, se puede beneficiar cualquier marca). Basta con vigilar simplemente, censurar es un ataque de sobervia y de no visión que levanta un muro hacia el mercado. No se dan cuenta que muchos seguidores de un artista siguen absolutamente todo lo que hay en la red, o tambien hay otros tantos se pueden hacer fan solo por ver un video. Lo que en marketing llamamos fidelizar o reclutar clientes. El mercado discográfico vive en un victimismo continuo que no les esta dejando ver mas alla, y hay tres cosas que sería bueno que tuvieran en cuenta, primero, adaptarse a las new tech con nuevos formatos en la calle, en puntos de venta tanto off como online; segundo, aprovechar el viral mrketing que ofrece la social media (esto es una oportunidad y no una amenaza); y tercero, tener en cuenta que el gran escenario en la actualidad se llama internet, una plataforma universal en la que no sólo se genera contenido directamente, sino indirectamente.

¿libertad de expresión?

http://www.elcajondesastre.com/reyes-del-amor-vilipendiada-en-madrid-por-su-sexo/

Todavía no somos conscientes del verdadero valor de que tienen las redes sociales en la realidad actual, y muy pocos quieren hacerse eco de ello. En estos días, un perfil de cierta notoriedad en el entorno del Festival de Eurovisión en España, con mucha visibilidad en Facebook y en TVE, publica en su muro un post es el que comenta una agresión que ha sufrido en un local gay de Madrid. El tono y vocabulario utilizado, ha provocado un aluvión tanto de críticas, como apoyos de todo tipo. La agresión en sí, que en realidad es lo más importante, ha pasado a un segundo plano, mezclándose otros temas en las discusiones. Homofobia, independentismo, machismo, libertad de expresión, salen a la luz creando una confusión absurda como si un cubo de Rubik se tratara.  
Como pueden ver en este segundo enlace, los participantes de un experimento realizado en Bélgica, quedan asombrados creyendo que el adivino conoce detalles importantes de su vida, cuando en realidad lo único que ha hecho ha sido seguir sus perfiles en una red social.
Conclusión, si expresamos juicios y valoraciones, estamos expuestos a que nos juzguen y valoren. Si opinamos, opinarán sobre nosotros. Cuidado con la privacidad, es importante saber quien nos sigue, a quien seguimos, y la configuración del acceso a todo ello. Y si se quiere expresar una posición personal, mejor no ser quien crea el debate, sino ser partícipe de uno que ya exista. Hay muchos foros de discusión en los que nos podemos manifestar de manera individual, sin tener que un protagonizar ninguna cruzada sin sentido. Aunque si el EGO nos traiciona, con no seguir los consejos de esta conclusión, ya sabemos como ganar visibilidad, a un precio elevadísimo, claro. 

de Florence Foster Jenkins a Danny Bowman

Florence Foster Jenkins contestó una vez a una crítica de una de sus actuaciones, diciendo: 
-“La gente puede decir que no sé cantar, pero nadie podrá decir nunca que no canté”.
Dejó claro que ella hacía lo que le daba la gana y que su pasión era la música, por encima de cualquier cosa. Cierto es que se lo podía permitir. Florence tenía dinero, la herencia de sus padres, quienes en vida no la apoyaron en su carrera, le permitió dedicarse a lo que realmente le fascinaba, cantar. A Florence no sólo le faltaba voz, eso casi era lo de menos. Lo peor era su poco oído y el sentido del ritmo, que obligaba a sus acompañantes al piano a seguirla como podían a lo largo de la actuación, en búsqueda de acordes que dieran sentido a todo aquello. Pero a ella no le importaba, hacía lo que le apasionaba, cantar, a ello dedicó su vida. No se le puede reprochar que no recibiera innumerables clases de música, se preocupó por formarse y ser la mejor (ella al menos, así se sentía). Se creía una buena intérprete. Justo un mes antes de morir, después de treinta y dos años de carrera musical, y con setenta y seis años, da un recital en el Carnegie Hall. Para este concierto se agotan las entradas dos semanas antes del evento. Florence tenía innumerables seguidores, quienes la adoraban por la diversión que proveía en lugar de por su habilidad musical. Las críticas despiadadas de los profesionales servían para picar la curiosidad del público, seguramente necesitado de un número cómico más que musical. Es indudable que actualmente se le recuerda, y yo, por ejemplo, estoy hablando de ella. En la red hay muchísimas referencias a su biografía, a pesar de que falleció hace casi setenta años. 
En realidad mi objetivo no es hablar de Florence Foster Jenkins, sólo la he utilizado como pretexto para hablar de Redes Sociales. ¿Tendría ella canal en Youtube si viviera en nuestra época actual? ¿Sería una heavy user en Instagram? ¿En Flipboard? ¿Facebook? Y por supuesto, ¿Twitter? Estoy absolutamente seguro que ella sería muy activa in The Social Media World, sin ninguna duda. Y no sólo eso, dada su personalidad y por el tipo de carrera que tenía, sería tendencia y de los perfiles más visitados en la red en sus diferentes perfiles, seguro. 
La Social Media, ofrece la oportunidad de mostrarse y darse a conocer al mundo. Esto va mucho más allá de lo que nos creemos. Virar contenido, o lo que es lo mismo, compartir, recomendar, y difundir material por parte de cada uno de nosotros, hace que el “boca a boca NET”, sea el vehículo para conseguir ser visible al mundo. Esta es la grandeza, y al mismo tiempo, la miseria de Internet y de las Redes Sociales. La grandeza por lo democrático y accesible, y la miseria porque hacerte visible no puede ser a cualquier precio. Hace una semanas, un chico de diecinueve años, Danny Bowman intentó suicidarse debido a su obsesión por su imagen. Pasaba hasta diez horas diarias haciéndose selfies y observando su aspecto. Esta obsesión la tenía desde los quince años, obsesionado por su aspecto y gustar a las chicas. Se hacía más de doscientas fotos al día. Estuvo seis meses sin salir de casa y cuando no pudo hacerse la fotografía perfecta, intentó suicidarse con una sobredosis de medicamentos. Le diagnosticaron trastorno dismórfico corporal. Esta patología, se caracteriza por la obsesión de tener algún defecto físico, real o imaginario. Danny, finalmente fue ingresado en un hospital, en donde hubo que empezar por tratar su dependencia al teléfono móvil y a las redes sociales. En unas declaraciones al Daily Mirror, Danny reconoce:
– “Estaba constantemente en busca del selfie perfecto y cuando me di cuenta que no podía me quise morir”.

Un selfie es un autorretrato realizado con una cámara fotográfica, principalmente digital, de teléfono móvil, cuyo principal objetivo es compartirlo en Redes Sociales. Casi todos nosotros nos hemos hecho alguno, delante o no de un espejo, justificado o no, por necesidad racional, o simplemente porque nos apetecía colgar una foto en Instagram o Facebook. Como dije antes, Internet, las redes sociales y la dimensión que están cobrando actualmente, tienen luces y sombras. La luz por tener la posibilidad de acceder a un sin fin de contenidos, y las sombras por posibilitar hacer visible lo peor de cada uno. Actualmente se habla de una nueva patología, la nomofobia (miedo irracional provocado por no tener el móvil en las manos), según CEETA (Centro de Estudios de Trastornos de Ansiedad), el 53% de los españoles padecen algún tipo de nomofobia. Más de la mitad de los españoles, da miedo leerlo. La dependencia a los terminales móviles tienen que ver mucho más con nuestras necesidades emocionales, que con el estilo de vida. EL estilo de vida, se manifiesta a través de ello y de la coyuntura social y económica. Somos nanofóficos porque adolecemos de muchas más cosas de lo que nos creemos, y como no, necesitamos válvulas de escape. A ello, hay que añadir que estamos atrapados por la inmediatez, todo lo queremos “AHORA”. Hace veinte años, una cita se acordaba con una semana de antelación, generalmente por una cita anterior o llamada telefónica. Ahora, cerramos una cita el mismo día, y cuando todavía no hemos llegado, nos llega un Whatssapp preguntándonos por donde estamos o si hemos o no aparcado. Lo que realmente es una herramienta de ayuda, se convierte en nuestra propia trampa, no somos capaces de la espera, de la espera paciente, de la espera consciente. ¿Esta obsesión por la inmediatez destapa la falta de confianza que tenemos muchos de nosotros? Tenemos la necesidad de reafirmarnos continuamente, y las nuevas tecnologías nos facilitan este refuerzo, aunque lo acercan a la obsesión. 
Einstein dijo una vez, “el problema del hombre no está en la bomba atómica, sino en su corazón”. Si relaciono tecnología, el uso que la humanidad ha hecho de ellas, y las emociones, llego al tópico, la conclusión que cada uno de nosotros ha expresado alguna vez en su vida. El problema siempre está en el uso que se hace de… 
Sería interesante si cada uno de nosotros se mirara al interior e identificara cual es la verdadera propuesta de valor que puede ofrecer al mundo. NUESTRA PROPUESTA DE VALOR PERSONAL, lo que nos hace únicos, diferentes, y no les quepa ninguna duda, lo somos, y podemos expresarlo al mundo. Casi todos nosotros tenemos pasión por algo, nos aficionamos a diferentes actividades, nos cultivamos en materias, y tenemos talentos escondidos que nos distingue de lo que nos rodea. Es una pena, pero pocos perfiles de redes sociales me encuentro en los que detecte a usuarios dispuestos a mostrar lo que cada uno sabe más que muchos y los temas por los que siente verdadera pasión. Si esto fuera así, trabajaríamos más que por tener muchos o pocos selfies, o geolocalizaciones; en mostrar al mundo que es lo que nos apasiona, cual es la materia de la que somos expertos y sabemos como pocos, nuestra propuesta de VALOR PERSONAL. La Social Media sería más enriquecedora, humana, y posiblemente menos patológica de lo que estamos viviendo ahora. Sería interesante cambiar “inmediatez” por “disfrutar el momento”, y “mostrar” por “compartir”. Al hablar de “compartir” me refiero al sentido de repartir, dar, enseñar lo mejor de nosotros. Tenemos contenido con el que podemos sorprender, mucho más de lo que nos imaginamos. Indaguemos en lo que nos apasiona y ahí está lo más interesante de cada uno de todos nosotros. 
Como conclusión, un consejo:
– “Lo mejor para el uso de las nuevas tecnologías y las redes sociales, es disfrutar el momento (mejor vivirlo que compartirlo en la red). Olvidarnos de que “todo es para ya”, todo tiene su tiempo. Ser consciente de que tenemos cada uno de nosotros una gran propuesta de valor, representando lo mejor que podemos mostrar de nosotros en la red”.

¿objetivo? ¿subjetivo?

Por fin, después de mucho tiempo planteándome hacerlo, he dado el paso, ya tengo mi blog. Quiero que sea un escaparate de reflexiones. Una manera de demostrar que las cosas no son como son. Vemos la vida pasar a través de la televisión, periódicos, libros, la radio, y ahora a través del Social Media. ¿Como es la vida que pasea delante de nosotros? ¿Cómo es? ¿Es cierta? ¿Es un espejo? ¿Un reflejo? ¿Es una refracción a través de un cristal? Es todo muy complicado. Desde la psicología, cada uno de nosotros es capaz de cambiar el pasado y recordarlo diferente a como fue. Los traumas, las vivencias, las creencias, los sentimientos, los pensamientos, y el propio devenir de cada uno de nosotros nos hace recordar un acontecimiento de nuestra vida, de una manera u otra. Por eso, es importante, no quedarse con la primera impresión, indaguemos. Sólo con cuestionarse si es verdadero lo que tenemos delante, ya es un gran paso. Nos ayudará a la búsqueda de la verdad, de la objetividad. Sin rencor. Sin juzgar, ni prejuzgar. Sólo la descripción de lo que se presente. A partir de ahí, que sean nuestros sentimientos, pensamientos, valores, ética, y moral… Que sean ellos los que nos posicionen a un lado o al otro de los acontecimientos, pero después de intentar verlo desde cualquier óptica. La subjetividad es humana. Humana y necesaria. Sin ella, no habría grandes pensadores, no hubiera existido ninguna revolución, y aunque parezca contradictorio, no habría pensamiento colectivo, ni ideología. Sin la subjetividad, no existiría el arte, no recibiríamos amor, nunca hubiéramos probado esa sabrosa receta que nos ha hecho nuestra madre en innumerables ocasiones. Lo subjetivo parte de dentro, de cada uno de nosotros, pero más valor tendrá, en la medida que antes de dejarlo nacer, nos cuestionemos como es verdaderamente lo que tenemos delante.